1716 Repressió cultural

1716 Repressió cultural

 
Quan hi ha una guerra que té importants repercussions materials i humanes en el que fa les pèrdues per la seva duració i arnissament els aspectes culturals sovint restene en segon terme atesa la magnitut de la catàtrofe. És el que succeí en el conflictedel 1714 on foren derruïts, sense indemnització barris sencers, s’exilià bona part de la població i quan hom marxa és per què pot haver-hi repercussions i no pas afalagadores… etc. Jaume Sobrequés i Callicó va reproduir a L’onze de setembre i Catalunya (Barcelona, Undarius, 1976, p. 110-114). A la introducció exposa, citant Soldevila, de forma nítida que «el règim genuí de Catalunya restava destruït per sempre més». Culturalment s’abolí la universitat i la de Barcelona es traslladà al camp per què perdés la influència social mentre moltes d’altres mesures s’aplicaven de forma persistent, contundent i sense rèplica. L’Informe de la Reial Junta fa al·lusió a la destrucció dels documents de lèpoca de la resistència catalana.

«En estos asuntos hasta hoy se han dado algunas providencias; la primera fue el mandar a los impresores y libreros que todos cuantos papeles o libros tuviesen en su poder pertenecientes a esta materia los entregasen en la casa de la Diputación, en donde se repusieron para que no corriesen por el país, y así mismo se puso en secuestro toda la impresión de la historia de Cataluña que había escrito el Dr. Narciso Feliu en tres volúmenes, pero no se hizo edicto penal ni válido, que generalmente obligase a cualesquiera personas a esta entrega, pudiéndose persuadir que cada uno de los particulares tendrá bastante cuidado entregarles o quemarles, a fin de que la misma retensión de semejantes papeles, después de recobrada esta ciudad no los aumentase con un nuevo motivo la justa sospecha de su temeraria infidelidad. Pero como la esperiencia haya enseñado ser más poderosa la ciega pasión en conservar las memorias que son perniciosas al estado. Parece que para su exterminio será conveniente publicar un edicto, según el contexto de la minuta que se pasa a manos de vuestra excelencia.(…)

En que al primer punto que en el mismo edicto va formado sobre la prohibición de los papeles sediciosos, títulos y leyes sin capítulo prohibitivo de este estamento con multa pecuniaria arbirtraria según la calidad y circunstancia del hecho. (…)

Por lo que parece que la providencia más substancial que podría darse sería el destinar en el real archivo o en la casa de la Diputación un cuarto y lugar competente, en el cual se recogiesen y se coordinasen todos los libros y registros del tiempo intermedio, desde el introito del señor archiduque a esta ciudad que fue en 14 de octubre de 1705 hasta el 16 de setiembre de 1714 en cual día se desposeyeron de su gobierno y manejo los diputados y ohidores de Cataluña, los concelleres de la ciudad de Barcelona y el protector y oficiales del brazo militar (…)